lunes, 7 de abril de 2014

Día 12.


Cuando no puede llorar o gritar, el verdadero corte es secreto, es vendado y guardado entre la ropa. Es profundo y difícil de cicatrizar. Baja la tensión de la angustia, el dolor precordial, pero no el problema: el abandono por enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario