lunes, 29 de diciembre de 2014

Apuntes y blá.

Hoy una compañera de trabajo hizo mil intentos por parecer correcta / mojigata. El jefe nos descubrió hablando sobre el martes femenino al que vamos a ir y ella dijo que no bebía, que apenas bailaba, que se vendría temprano, porque al día siguiente trabaja. Luego también dio muchos argumentos para verse fiel y responsable con su hijo y su pareja.
Me llama la atención profundamente. No es la primera vez que veo la actitud de doble moral de estas mujeres, pero sólo es frente al jefe y a otros hombres. No vayan a pensar que son maracas. Que nadie lo piense. Pero en el fondo todas son calientes, somos calientes y andamos verdes por una verga gruesa. Lo dicen constantemente, cuando todas le miramos el paquete al pololo de las chicas que entran a la tienda.
Mujeres obligándose a sí mismas a ser correctas, sobre todo si son madres. Si son madres sólo pueden ser como la virgen maría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario