martes, 2 de diciembre de 2014

Superficialidad comercial: Violentamente femenino. Día 1.

Mi jefe le dice a mis compañeras de trabajo que es necesario que me vea más femenina para atender a las personas de la tienda, que por favor alguna se acerque a decírmelo. Les recomienda que ajuste mis pantalones y que me maquille. Que lleve el pelo suelto, porque en una tienda de vestuario femenino, es necesaria una buena apariencia femenina. Ya no sirven mis conceptos de neofeminidad ni el libro de la Simone que dice que mujer se hace y no se nace, ahora me pone el pie encima la normalidad del empleo en tienda de mall. Aunque sea la mejor vendedora de superficialidad comercial y zapatos plásticos que se hacen pasar por cuero, debo verme femenina, violentamente femenina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario