jueves, 11 de diciembre de 2014

Violentamente embarazada.

Me contó de su embarazo, que casi se desangra entera y que luego, lo más doloroso es la primera meada. Luego me dijo que le daba mucha pena dejar a su hijo solo para poder trabajar, que le hubiera gustado que jamás hubiera salido de su vientre. Entonces imaginamos posibilidades de cómo sería estar para siempre embarazada y que todo sería mejor siendo dos personas. Jamás estarías sola. Luego llegaron tres señoras a comprar zapatos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario