martes, 18 de agosto de 2015

Día 6


Miedo a que el otro te haga lo mismo que los otros. 
¡Es que se parece tanto!
Habla como ellos, se mueve como ellos, respira como ellos, se acerca como ellos. 
Lo sé, lo puedo ver, ya me ha pasado. 
Detrás de la espalda debe tener una manopla, una cuchilla, una aguja, un tenedor. 
Debe estar esperando el momento, estoy seguro de que es su deporte favorito.
¿Cómo va a ser distinta esta esta vez?
Estoy seguro de que tiene un cuaderno en el que va anotando con la misma sangre: 
¡A éste ya me lo cagué, a éste también!

miércoles, 12 de agosto de 2015

Día 5

Miedo a los monstruos que esconde cada uno para agradarle al otro
¿Conoces a tus propios monstruos? A veces salen sin que los conozcamos; es como si sólo pudiéramos verlos al interactuar con otras personas, más si la interacción es íntima. Te acarician y recuerdas sin querer, mil caricias anteriores, reales o imaginarias, las que te dieron y las que te faltaron, entonces surge un monstruo que sólo fue posible ver por el contacto de la piel ajena: un recuerdo perturbador que se alojó en tu memoria y ahora lleva el nombre de enfermedad.
https://www.youtube.com/watch?v=Q0QBzX7zZBw